Back to top

CMN dará inicio a obras de emergencia en ex central hidroeléctrica Chivilingo

Imagen de CMN dará inicio a obras de emergencia en ex central hidroeléctrica Chivilingo

Las obras de emergencia que comenzarán en las próximas semanas, tendrán un costo de alrededor de 80 millones de pesos y se centrarán en el apuntalamiento de la estructura de la techumbre, la reparación de la cubierta para evitar nuevas filtraciones y cerramientos provisorios en los accesos y ventanas.

Lunes, 26 Noviembre, 2018
  • Tras visita del Subsecretario del Patrimonio Cultural en septiembre, se instruyó la gestión de los trabajos y la necesidad de retomar agenda proyectada en 2014, que establecía medidas para la recuperación integral del monumento histórico.
  • Obras de emergencia se centrarán en el apuntalamiento de estructura de la techumbre, la reparación de la cubierta para evitar nuevas filtraciones y cerramientos provisorios en los accesos y ventanas

Cumpliendo con el cronograma establecido en septiembre de este año, cuando el Subsecretario del Patrimonio Cultural Emilio de la Cerda junto a actores locales visitaron la ex Central Hidroeléctrica Chivilingo, en las próximas semanas se dará inicio a obras de emergencia para mitigar el avance de los daños de este Monumento Histórico. Tras dicha inspección en terreno se encargó al Consejo de Monumentos Nacionales retomar la agenda y el proyecto del 2014 que existía para el resguardo y proyección de este sitio y gestionar desde la Secretaría Técnica del Consejo trabajos de emergencia que permitirán resguardar y apuntalar el edificio.

La ex central Chivilingo, ubicada en la comuna de Lota, en la región del Biobío, es la primera central hidroeléctrica de Chile y la segunda de Sudamérica, como parte de la Compañía Minera del Carbón de Lota. Inaugurada en 1897, por encargo de Isidora Goyenechea y con diseño de Thomas Alva Edison, la central funcionó hasta 1974. Fue declarado Monumento Histórico en 1990. Tras el terremoto del 2010 sufrió graves daños que se han ido intensificando a lo largo de los años.

Las obras de emergencia que comenzarán en las próximas semanas, tendrán un costo de alrededor de 80 millones de pesos y se centrarán en el apuntalamiento de la estructura de la techumbre, la reparación de la cubierta para evitar nuevas filtraciones y cerramientos provisorios en los accesos y ventanas.

“La situación de Chivilingo nos preocupa. De hecho a inicios de 2014 desde el Consejo de Monumentos Nacionales se realizó un diagnóstico y un informe que establecía un plan para abordar su situación de precariedad, el que proponía obras de emergencia, la definición de un polígono de protección y luego un proyecto integral para la restauración y recuperación del sitio. Lamentablemente no se avanzó en ese camino durante este tiempo. En septiembre recién pasado estuvimos en el lugar y constatamos el deterioro especialmente de la techumbre y por ello se instruyó al Consejo de Monumentos Nacionales el inicio, a la brevedad, de obras de emergencia que partirán próximamente. Asimismo queremos retomar la agenda de 2014 para colaborar hacia un plan integral, en coordinación con otros actores, para recuperar y proyectar este bien de manera más definitiva”, sostuvo Emilio De la Cerda, subsecretario del Patrimonio Cultural y presidente del Consejo de Monumentos Nacionales.

La autoridad comentó que se está en comunicación con los actores locales, el municipio y la intendencia, para apoyar y abordar de manera conjunta la proyección del monumento. “Se abre una gran oportunidad porque recientemente la administración de Chivilingo volvió al municipio, hasta ahora era administrada en comodato por una fundación. Junto al municipio colaboraremos para establecer una figura adecuada para su administración, que ponga en el centro la conservación del lugar, por sobre cualquier otro foco”. 

En la zona se formará una mesa de trabajo para generar un proyecto de recuperación definitivo que resguarde, ponga en valor y proyecte el sitio. En el informe de 2014 se establecían escenarios posibles tales como instaurar allí un museo o un centro de interpretación o incluso restituir su uso como central hidroeléctrica a través de la incorporación de nueva tecnología.

Las obras de emergencia

Respecto de la techumbre, han colapsado algunas cerchas del lado oriente del volumen. Por lo anterior se debe realizar el apuntalamiento de las cerchas existentes que se encuentren en buen estado, mediante piezas metálicas o de madera de escuadría, las cuales deberán ser rigidizadas mediante diagonales en todo el sentido longitudinal de la nave central del edificio. La instalación de dicha estructura provisoria debe considerar las medidas de protección necesarias para no dañar los pavimentos u otros elementos existentes, y considerar una vida útil de 5 años como mínimo.

El colapso de la techumbre, especialmente en la sala de máquinas, hace necesario efectuar una revisión exhaustiva en todo el inmueble, con el propósito de determinar las medidas de reparación que permitan evitar nuevas filtraciones y la pérdida de planchas de revestimiento provocado por lluvias y viento.

Asimismo, se contempla la instalación de cerramientos y protecciones provisorias que impidan el ingreso al inmueble de personas ajenas a la administración, así como de aves.  Se requiere la instalación de un cerramiento temporal en el acceso lateral al edificio y la instalación de protecciones en ventanas. Como criterio general, deben conservarse las piezas originales para su futura restauración, las que serán retiradas y reguardadas en caso de ser necesario. Asimismo, se deben tomar las medidas de protección para las maquinarias durante las faenas.